Swansea intenta descontar ante West Brom y lo consigue a través de un gol muy atropellado de Wayne Routledge, pero muy tarde para revertir el marcador.