El Manchester City no logra obtener la superioridad sobre el local, pero el Southampton no se amilana y tiene acorralado al equipo dirigido por Pep Guardiola.