Jack Grealish renunció a sus propias palabras de permanecer en casa y desató la polémica tras chocar un vehículo carísimo.