No jugaron en la Premier League el domingo, están atrapados en la guerra de pandillas y la policía los protege 24/7.