Llevar el 7 a la espalda en el Manchester United es una temeridad desde que el luso lo liberó. Nadie triunfó con él desde entonces.