A menos que le reviertan la condena, el Manchester City estará fuera de Europa por dos años. Sus jugadores y Guardiola podrían marcharse.