En veloz corrida de Sadio Mané, cuando se predisponía a liquidar al portero Willy Caballero, se interpone el defensa argentino Nicolás Otamendi y cae sin poder aprovechar la clara situación de gol.