Para algunos un héroe, para otros un auténtico villano. Este es Rui Pinto, el artífice de la posterior sanción al Manchester City.