El mediocampista irlandés portó el gafete de capitán de los “Red Devils” como ningún otro en su historia.