El centrocampista inglés de las "Urracas" se pasó de frenada en una entrada tremendamente peligrosa que le costó la tarjeta roja.