En el partido entre Wolverhampton contra Manchester City y entre Liverpool y Leicester nos muestran la manera de contrarrestar la presión alta.