El COVID-19 podría arruinar la segunda temporada de ensueño para el delantero del Wolverhampton.