Aún sin hacer goles, el delantero mexicano está convertido en un auténtico héroe con el Wolves y los grandes de Inglaterra son sus víctimas.