Ambos futbolistas viven realidades distintas, y el mexicano es el que peor la pasa desde aquel 29 de noviembre del 2020.