Tras la goleada del Chelsea al Leicester, el entrenador del salió hambriento e interrumpió sus declaraciones a la prensa para probar el manjar y bromear con los periodistas.