Difícil de encontrar las palabras para describir el gesto técnico que tuvo Emre Can para conectar el balón y vencer al portero Gomes, dándole al Liverpool el triunfo parcial.