El mediocampista del United, Jesse Lingard, toma el balón en la mitad de la cancha en un contragolpe fulminante y remata desde el borde del área para enviar el balón al ángulo de la portería.