Stamford Bridge, completamente de pie, lo ovacionó luego de levantar el trofeo de campeones de la Premier League. Se marcha el hombre, la leyenda queda.