El partido es un monólogo del Swansea atando al Everton y tan sólo en el segundo tiempo Romelu Lukaku remata a portería.