El jugador James Ward-Prowse hace su mejor intento por abrir el marcador para el Southampton y se estrella contra una pared gigante en la que se transformó el portero de la selección argentina, Sergio Romero.