El técnico de los Spurs justifica el descalabro ante Leicester por la cantidad de juegos disputados en una semana.