Peter Crouch usa su altura y alcance para conectar el balón de manera anti- reglamentaria y convierte el primer gol para Stoke City.