Un equipo de Guardiola nunca había concedido cinco tantos en un partido... Un resultado ¡PARA EL OLVIDO!