El futbolista romano vivió su mejor época con el West Ham, donde dejó una huella imborrable en la afición.