El mexicano saca un impresionante cabezazo que el palo le niega el empate entre Wolverhampton y Manchester United.