La gran racha invicta de 19 partidos sin derrotas en la Premier no es suficiente consuelo para el técnico portugués.