El entrenador del United se queja de que su equipo tiene 18 partidos más jugados que su acérrimo rival.