Todos los movimientos de Salah desde todos los ángulos posibles y una sola conclusión: por algo le dicen el Faraón. ¡Como nunca lo viste!