Literalmente Manuel Lanzini deja clavado en el piso al portero del Leicester City Kasper Schemeichel con una formidable definición de balón detenido que transforma en gol para el West Ham United.