Sadio Mané fue la elección de Messi en los premios The Best que él mismo acabó consiguiendo. La respuesta tardó en llegar, pero fue bien clara.