El clásico de Mánchester es sinónimo de fuerte rivalidad e intensidad. ¡Mira esto!