Cuando más cerca estaba el Southampton de empatar el partido, una jugada a un toque del Manchester City finaliza con una excelente definición de Leroy Sané para poner el 2-0.