La joya del Benfica es el último capricho de Guardiola para reemplazar a una de sus figuras.