Los Red Devils consiguen un sufrido triunfo sobre los Villanos que les permite continuar como sublíderes de la Liga Premier.