Contragolpe a gran velocidad del Tottenham, el balón le llega a Son Heung-Min para dársela a Dele Alli, quien remata de manera sensacional para abrir el marcador.