El delantero inglés le entregó al Newcastle su mejor versión para llevarlos a dimensiones desconocidas en la Liga Premier.