El francés tuvo 258 apariciones con Arsenal y anotó la increíble cantidad de 175 goles. Sin duda, uno de los mejores delanteros de la historia.