La gran afición del Tottenham invade la cancha en el último partido en el estadio White Hart Lane.