Gran jugada del Liverpool llegando con mucho peligro sobre el área del Sunderland, que termina con un remate cruzado de Georginio Wijnaldum y el balón pasa por todo el frente de la portería sin tocar las redes.