Se ve y no se cree. Ocurrió en la Premier League y no un Día de San Valentín. La furia extrema le dio por dar demasiado cariño.