Tenía que caer el City para dejar la corona a los Reds, y esto no sucedió. Los de Klopp cerraron como los segundos mejores de la Premier League.