Con goles de Jamie Vardy y Youri Tielemans, los Foxes se impusieron en casa a un Bournemouth que aguantó pero terminó quebrándose.