El delantero español se quedó solo frente al arquero del Newcastle, pero incomprensiblemente no acertó a enviar el balón al fondo de la red.