Las muertes de Luke Perry y Keith Flint se dieron a conocer después de un gol del jugador del Arsenal, lo que ya es una vieja tradición.