La pequeña Makka hizo lo mismo el año pasado cuando su padre recibía la Bota de Oro. Ahora todo Anfield volvió a vitorearla.