Fue sin querer, pero el golpe que se llevó Jamal Lewis fue brutal. El VAR tuvo que intervenir y, finalmente, el jugador del Brighton vio la roja.