Tras un tiro de esquina al área del Arsenal Jan Vertonghen pide el balón y saca un milimétrico disparo que tenia destino de gol pero el portero Petr Cech de manera milagrosa evita una nueva caída.