El entrenador del Everton señaló que la borrachera de ambos jugadores no fue algo bueno pero tampoco imperdonable, y solo se debe corregir para que no se repita.