Felina reacción del portero del Leicester City Kasper Schemeichel que tras un remate esquinado, ya vencido, saca su brazo derecha para evitar la caída inevitable del disparo de Granit Xhaka.