El delantero inglés demostró no necesitar mucho para hacer daño al rival, solo un pase al espacio y poco más.